Trascedencia y genealogia femenina

Trascendencia y genealogía femenina. Historia de las mujeres. Dedico gran parte de las horas de investigación a estudiar tanto la trascendencia como la genealogía en tanto que herramientas imprescindibles para el estudio de la historia de las mujeres. En concreto, de la genealogía me interesa no la que podemos hacer nosotras hoy, si no la que han hecho las mujeres del pasado. Siempre me preguntaba cuáles habían sido los referentes femeninos de todas aquellas mujeres de nuestro pasado que hoy admiramos e intentamos recuperar. Y esto por una cuestión de descartar la soberbia con la que las tratamos. 

Genealogía femenina. Ellas también escribieron la historia

Quienes me leéis habitualmente ya sabéis que rechazo con rotundidad la progresividad de la historia, y que contemplo la historia de las mujeres como un argumento sólido desde el que rechazar esa creencia de mejora sistemática que nos inculcó la Ilustración y que reforzó el positivismo decimonónico, que aunque tenía intenciones contrarias a la historiografía ilustrada, terminó por tomar como sujeto histórico a las naciones, contemplándolas como la perfecta culminación del desarrollo humano. O sea, progresividad también. 

Creo que el hecho de creernos como las únicas rescatadoras de la memoria femenina es un error, y lo es porque proviene de esa historiografía y del pensamiento que nos metió en vena a las generaciones posteriores. 

Cuando estudias en profundidad la obra de las mujeres del pasado te das cuenta de que ellas también identificaban un problema con el nulo registro de la experiencia femenina en los libros de Historia. Tenemos ahí a Inés Joyes y Blake, que en APOLOGIA DE LAS MUJERES afirmaba que entre las mujeres hay acciones y vidas igualmente heroicas pero que como no interesan al público no son divulgadas. También Jane Austen escribía, a través de uno de sus personajes, que no le gustaba la Historia porque sólo encontraba hechos de hombres con los que no podía sentirse identificada. 

Yo no he elegido para mis investigaciones acerca de la genealogía  a ninguna de estas dos mujeres, precisamente, porque viven y escriben desde el lamento, no desde la acción, desde una perspectiva ilustrada y decimonónica que ya no contemplaba a las mujeres para prácticamente nada. Así, me centro en tres mujeres anteriores: CHRISTINE DE PIZAN, LEONOR LÓPEZ DE CÓRDOBA Y LUISA DE PADILLA. 

En concreto, Christine de Pizan resulta en extremo relevante pues es creadora primera de esa genealogía de mujeres históricas. Ahondaré sobre esto —permitidme la cuña publicitaria 😉 ;)— en el taller de lectura que comienza en octubre.

Yo estudio la genealogía desde dos perspectivas: existe lo que yo llamo una genealogía simbólica, y una genealogía familiar. Estas tres mujeres reivindican ambas, y lo hacen, no sólo como desagravio, si no como justificación sólida para erigirse en figuras públicas de autoridad. Y aquí, en este punto en concreto, radica la diferencia con Joyes y Blake y Austen. Estas últimas identifican el problema, pero no van más allá. Pizan, que de las tres que investigo es la más clara, establece por primera vez una genealogía sólida de mujeres que a ella —y así lo deja por escrito— le sirven de referencia y fuerza para sus argumentaciones teóricas. 

Decía que identifico dos genealogías: la simbólica y la familiar.

Bien, la simbólica es femenina. Es un continuum  a lo largo de toda la historia que nos permite no sólo crear un canon de mujeres pensadoras, si no un canon de pensamiento femenino. De nuevo, es Christine de Pizan la que nos da muchas pistas a este respecto, pues en la querella de la rosa da ejemplo de la necesidad de añadir perspectiva femenina a los debates públicos.

La familiar es igualmente interesante. Estas tres mujeres tienen muy clara su procedencia. Se sienten orgullosas de su familia y no dudan en dejarlo por escrito. Este hecho es relevante porque en prácticamente todos los periodos históricos, un matrimonio ha supuesto para una mujer poner al servicio de un linaje que no es el suyo (el de nacimiento) todo su ser, empezando por su capacidad reproductiva. En un punto de mis investigaciones me pregunté ¿cómo se relacionaban estas mujeres con sus orígenes? También quería saber si lo dejaban por escrito. Y así es, en efecto. En este sentido, quien más interesante me resulta es Luisa de Padilla que ofrece, tanto para hombres como para mujeres, modelos mixtos de comportamiento que provienen de su linaje de nacimiento. 

Estas tres mujeres fueron conscientes de la importancia que tenía para ellas mismas y para todas las mujeres contar su propia historia y bajo sus propios parámetros. 

No dudes en dejar un comentario.

Puedes suscribirte a mi canal de Telegram. Os cuento cosas muy interesantes acerca de la historia de las mujeres. Te dejo enlace: https://t.me/ETELIAhistoria

Os pongo unos enlaces: 

Este es del taller (todavía quedan algunas plazas en ambos grupos). Es una oportunidad pues ahondaré en muchos aspectos de los que aquí apunto y podremos debatirlos: 

Algunos artículos sobre Christine de Pizan que he escrito: 

Sobre Leonor López de Córdoba: 

IratiSantosU

Investigadora histórica independiente. Escritora. Alimento con pasión y mucho esfuerzo una pequeña biblioteca personal. Estudié comunicación y relaciones internacionales. Pero a mí lo que me interesa desde pequeña es la Historia. Durante los años de carrera descubrí la historia de la vida privada y la historia de las mujeres: no he parado de estudiarlas desde entonces.

Deja una respuesta