Investigadora histórica independiente 

Escritora

Alimento con pasión y mucho esfuerzo una pequeña biblioteca personal. 

Siento fascinación por los tiempos remotos. Es por eso que colecciono objetos antiguos: el más antiguo (y tampoco lo es tanto) es un bote de perfume de cristal tallado y plata de finales del siglo XVIII. Es inglés. 

Leyendo sobre la historia de la porcelana descubrí que el té llegó a Inglaterra gracias a una mujer: la reina Catalina de Braganza, que viajó a mediados del siglo XVII a Inglaterra para casarse con Carlos II, llegó a la corte con un cargamento de té traído de las Indias. Era parte de su dote. ¡Imaginaos lo caro que era!

Estudié comunicación y relaciones internacionales. Pero a mí lo que me interesa desde pequeña es la Historia. Durante los años de carrera descubrí la historia de la vida privada y la historia de las mujeres: no he parado de estudiarlas desde entonces.

Como no hay que desdeñar lo aprendido en la formación académica, intento aplicar las técnicas de comunicación a la divulgación de la historia de las mujeres. 

Siempre insisto a quien me quiere escuchar que tenemos que alejarnos un poquito de la historia de los grandes acontecimientos y centrarnos en la historia de las personas: ¿Cómo vestían en la Edad Media? ¿Cómo era el día a día de una mujer campesina en la España del XVIII? ¿Cómo era un banquete en la corte del Rey Sol? 

Disfruto tanto metiéndome en la vida del sujeto histórico que en todos mis viajes visito castillos, casas burguesas, museos de costumbres… ¡Lo último han sido poblados trogloditas!

Cerrar menú

×
×

Carrito