Madame Hélisenne de Crenne y sus “cartas invectivas”

Madame Hélisenne de Crenne
Madame Hélisenne de Crenne
Retrato imaginario de Hélisenne de Crenne.
Artista anónimo del siglo XIX,
probablemente de la época en que se recuperó su obra. Wikipedia

Madame Hélisenne de Crenne, escritora muy leída y muy publicada en su tiempo, cuya aportación al pensamiento universal ha sido aniquilada de la historia. Esta aniquilación se ha perpetuado al no situar con propiedad el inicio de la querella de las mujeres y al nombrar erróneamente a Christine de Pizan como iniciadora de esa querella. Fue redescubierta en el siglo XIX, pero volvió a caer en la oscuridad.

Lo primero que hay que decir es que en la historia literaria, cultural y filosófica de Francia se pueden identificar, desde la eclosión del humanismo (siglo XV), un nada desdeñable número de querellas y debates públicos en los que participaron tanto hombres como mujeres. Menciono algunos que nos pueden interesar aquí: la querella de la rosa, la querella de las mujeres, la querella de la bella dama sin piedad, la querella de los sexos, la querella de los antiguos y los modernos… Todas estas querellas han quedado arrancadas del relato histórico por querer aplicar la brocha gorda y no analizar a cada una en su contexto histórico y cultural. 

Hoy rescato a Hélisenne de Crenne porque es muy probablemente la mujer que comenzó, sin saberlo, lo que después llamaríamos (porque el nombre a este debate fue dado muchos siglos después de que comenzase) la querella de las mujeres. Siempre insisto en que si hay un movimiento histórico en el que no existe consenso ese es la querella de las mujeres. Por mucho que se lea por ahí que Pizan lo comenzó y que fue una especie de querella feminista, esto no es, ni mucho menos, una verdad absoluta. Es más, la querella de las mujeres sigue siendo, hoy día, una querella en la que multitud de investigadoras están trabajando con el objetivo de fijar un corpus, una fecha de inicio y, en su caso, una fecha final. No hay consenso, y una investigación un poquito más profunda nos permite darnos cuenta de ello. Bien, yo me posiciono del lado de quienes consideran que la querella de las mujeres no comenzó con Christine de Pizan en el siglo XV, si no que lo hizo a mediados del siglo XVI, concretamente en 1539-40. Y tenemos en Hélisenne de Crenne a una de las figuras importantes, en lo que a nosotras respecta, de ese siglo. 

Hélisenne de Crenne, que en realidad se llamaba Marguerite Briet, nació alrededor de 1510 en Abbeville, en Picardía. Ya no nos sorprende que los datos biográficos que tenemos de la autora sean escasos. Además de sus obras, lo único con lo que contamos son documentos de naturaleza legal, pero son suficientes para hacernos una idea. Sabemos que estaba casada con el señor de Crenne, de nombre Philippe Fournel, y que estaban legalmente separados. De 1538 a 1560 sus textos fueron publicados de forma más o menos continua, y en 1543 ya se estaban editando ediciones de sus obras completas. Como dato interesante cabe señalar que sus contemporáneos no sólo la consideraban como erudita, sino que la recogían como tal en sus  obras. Así, Nicolas Rumet en su Historia de Picardía se refiere a ella como “perdocta mulier”. Rumet nos dice también que en 1540 Hélisenne vivía en París. 

Tradujo los cuatro primeros libros de la Eneida, que fueron publicados en 1541 y que constituyen la segunda traducción al francés de la historia de esta obra, y dedicó muchas páginas de todas las que escribió en su vida a realizar distintas defensas de las mujeres, y a tratar diversos de la vida social y conyugal, como el adulterio, desde el punto de vista de las mujeres.

De las obras que escribió nos interesa una en concreto: sus Cartas familiares e invectivas de Madame Hélisenne, publicadas en París en 1539. La segunda parte de esta obra, la que se corresponde con las cartas invectivas resulta de enorme valor dentro de la querella de las mujeres. Desde que Christine de Pizan hiciese una defensa moral de las mujeres en la querella de la rosa (1401-1402), y en La ciudad de las damas (1405), se observa, durante todo un siglo, un vacío absoluto de mujeres escribiendo defensas públicas en favor de las de su sexo. Y por eso afirmo que no podemos hablar de Pizan como la iniciadora de la querella de las mujeres, ni de 1405 como fecha de inicio. Desde ese año hasta 1539 sólo se han identificado hombres escribiendo a favor o en contra de las mujeres. Es así hasta que Madame de Crenne publica su obra. Estas cartas invectivas resultan novedosas porque, al igual que la obra que Fanny Raoul (ya os hablé de ella) escribirá tres siglos después, no parecen responder a un ataque precedente, sino que son fruto de un proceso de razonamiento de la autora. De nuevo, como le ocurrió a Pizan, entra en contradicción pues su experiencia como mujer choca frontalmente con lo que se dice de las mujeres y lo que se pretende para ellas. 

La primera carta invectiva supone una respuesta —y esto puede que sea un simple recurso literario— a su marido acerca del adulterio femenino, ofreciendo una versión del mismo novedosa, pues lo autora no achaca el comportamiento de la mujer a un delirio o pasión puntual, sino a un proceso de pensamiento del yo en el que la autora se descubre como sujeto de acción, con anhelos y ambiciones. Lo expone como una reacción racional a un hombre irracional e iracundo. 

Son también dignas de destacarse las cartas III y IV, pues de nuevo vemos el recurso a la genealogía femenina pasada—y esto me encanta porque es mi ámbito de estudio— como argumento válido para demostrar la valía y fortaleza de las mujeres presentes. Igual que vemos en Pizan, Hélisenne de Crenne sienta una basa: si ya ha habido mujeres eruditas, y los registros históricos (aun siendo estos elaborados por hombres) así lo recogen, los argumentos de los hombres presentes carecen de cualquier fundamento; sobre todo si se dicen racionales. Este recurso a otro mujeres me resulta interesante porque nos permite ubicar a Hélisenne de Crenne dentro del humanismo renacentista: la autora es hija natural y evidente de su tiempo. La evidencia, la experiencia y la razón han de ser suficientes para demostrar que las mujeres son igualmente capaces que los hombres.  De hecho, Madame de Crenne se atreve a tachar en público a los hombres que someten y desprecian a las mujeres de estúpidos; en esa cuarta carta se dirige a un tal Elenot, que encarna la misoginia masculina, diciéndole: “tus presunciones me provocan risa”.

La obra de Hélisenne de Crenne no es muy extensa, pero constituye un hito en la historia de la querella de las mujeres. Podemos decir que esta obra, y otra publicada por Marie d’Ennetieres ese mismo año (y que dedica a la reina Margarita de Navarra), dan inicio a unos siglos en los que las mujeres comienzan a escribir defensa de las de su sexo y a participar de forma pública en ese debate en el que hasta entonces sólo habían sido hombres, con la excepción de Pizan un siglo antes, quienes habían discutido sobre las mujeres, no como sujetos racionales, sino como objetos necesitados de la protección y el buen hacer de los caballeros honestos, o como seres indignos de cualquier consideración más allá de la sumisión al hombre y a la sociedad.

Os copio los títulos de las obras de Hélisenne de Crenne: 

  • Les Angoysses douloureuses qui procedent d’amours, composées par dame Hélisenne 
  • Les Épistres familières et invectives de ma dame Helisenne, composées par icelle dame de Crenne 
  • Le Songe de madame Helisenne, composé par la dicte dame, la considération duquel est apte à instiguer toutes personnes de s’alliéner de vice, et s’approcher de vertu 
  • Les quatre premiers livres des Eneydes du treselegant poète Virgile, traduictz de latin en prose françoyse par ma dame Helisenne 

Para los datos biográficos:

Jean-Philippe Beaulieu: Marguerite Briet en SiefarWiki, 2003 Disponible en http://siefar.org/dictionnaire/en/Marguerite_Briet

Si quieres saber más de la historia de las mujeres y descubrir a otras muchas autoras quizá te apetezca inscribirte en alguno de mis cursos. Te dejo enlaces:

Puedes suscribirte a mi canal de Telegram. Os cuento cosas muy interesantes acerca de la historia de las mujeres. Te dejo enlace: https://t.me/ETELIAhistoria

IratiSantosU

Investigadora histórica independiente. Escritora. Alimento con pasión y mucho esfuerzo una pequeña biblioteca personal.

Estudié comunicación y relaciones internacionales. Pero a mí lo que me interesa desde pequeña es la Historia. Durante los años de carrera descubrí la historia de la vida privada y la historia de las mujeres: no he parado de estudiarlas desde entonces.

Artículos recomendados

Deja una respuesta