La apología de Inés Joyes y Blake

En Apología de las mujeres Inés Joyes reflexiona sobre la situación de las mujeres españolas

  • Inés Joyes y Blake, traductora y escritora española de origen irlandés.
  • La obra de Inés Joyes constituye uno de los textos españoles más importantes en defensa de las mujeres.
  • El interés por su obra resurgió gracias a la revisión de la Historia que se impulsa desde el feminismo.

Investigar el siglo XVIII siempre me ha resultado apasionante. Es un momento de cambios, de ruptura con lo antiguo, de indagar en las posibilidades del futuro incierto que empezaba a perfilarse en Europa.

He de confesar que hasta hace relativamente poco (unos pocos años) no se me había ocurrido que las mujeres también participaron de estos cambios. De nuevo aquí me cabe la queja a un sistema educativo en el que las mujeres no representan ni siquiera el 10% de los personajes mencionados. Pero en fin, ese es tema para otro momento.

Decía que las mujeres participaron, de diversas formas, en los cambios de ese siglo. Unas veces lo hicieron desde los pocos resquicios que el todopoderoso “hombre-público”, por contraposición a la “mujer-privada”, dejaba a su disposición. Otras veces, tal y como hiciera la editora y periodista (¡Sí, las hubo antes del siglo XX!) Madame de Baumer (1), rompiendo, o al menos intentándolo, todas las reglas del juego y luchando hasta el final.

El caso es que la participación femenina en los distintos debates públicos del siglo se hizo tan evidente que era difícil de ignorar. Aunque encontramos trabajos de diversa índole firmados por mujeres, hay un tema recurrente en la mayor parte de las autoras: la educación de las mujeres.

La temática, si es que podemos llamar así a una justa causa, venía perfilándose desde hacía siglos, pero en lo que se ha dado en llamar el siglo de la razón, en el siglo de las nuevas propuestas educativas, en el siglo de la Revolución…, la reivindicación era ya imparable.

A muchos de nosotros las palabras “siglo” y “dieciocho” nos hacen viajar inmediatamente a la Francia del absolutismo (la de María Antonieta y la de Luis XVI, en mi caso), olvidándonos de que, una vez las Luces se encendieron de forma contundente en Francia e Inglaterra, a principios del siglo, se propagaron rápidamente por el resto de países europeos. Aquí me interesa detenerme en la España ilustrada que quizá por cercana a veces nos resulta menos exótica. Es en esta España de finales del XVIII en la que la mujer que da título a este post escribió su obra.

Inés Joyes y Blake (este último apellido por matrimonio) regaló al mundo, al de su tiempo y al nuestro, una preciosa Apología de las mujeres que, sin embargo, parece haber pasado desapercibida en su momento y, desde luego, ha sido ignorada durante años ya en nuestro tiempo.

La vida y la escritura en el siglo XVIII, Mónica Bolufer Peruga

Yo llegué a ella a través del proyecto BIESES, magnífica iniciativa que os invito a conocer. Me ofrecí para colaborar y me sugirieron empezar con esta pequeña obra (no tiene más de 30 páginas) que Joyes, en forma de carta a sus hijas, publicó como acompañamiento de la obra La historia de Raselas, Príncipe de Abisinia, de Samuel Johnson y que ella tradujo por primera vez para el mercado español en 1798.

No existe mucha información sobre la vida de Inés Joyes y Blake, pero la que existe ha sido meticulosamente recogida y analizada por Mónica Bolufer Peruga (2), habiendo conseguido ofrecernos una reconstrucción aproximada de lo que debió de ser el ambiente social, político y económico en el que Joyes concibió y publicó la única obra que conocemos de ella.

Según las investigaciones de Bolufer, Inés Joyes perteneció a una rica familia de origen irlandés afincada en España. Nació en 1731 en Madrid, mudándose a Málaga antes de 1752. Es en esta ciudad, más tarde se trasladará a Vélez-Málaga, donde Inés se casará con Agustín Blake, también irlandés, y formará una familia.

Se sabe tan poco de la vida de esta singular mujer que es fácil suponer que no fuera muy distinta de la tradicionalmente marcada para una mujer de su condición social. Así, más allá de documentos como testamentos, actas de matrimonio, partidas de nacimiento… que nos hablan de la Inés madre, hija, esposa, hermana…, el único testimonio que nos habla de su experiencia por propia voz es esa Apología de las mujeres que publicó (suponemos que también la escribió por esas fechas) casi al final de su vida. Y eso que parecía tener ganas de hablar al mundo sobre las injusticias que padecían las mujeres de toda condición.

En la edición de El Príncipe de Abisinia que tradujo y publicó en 1798 y que se puede consultar en la Biblioteca Nacional, se puede observar cómo Joyes omite de la portada el nombre de Samuel Johnson, autor de la novela, y sólo incluye el suyo como traductora y escritora de la apología.

Sobre su Apología…

De su obra sólo puedo recomendar leerla. Es interesante ver cómo está compuesta: es desordenada y usa un lenguaje sencillo que se aleja de las enrevesadas fórmulas del ensayo que se estilaban por aquel entonces. Esto no obsta para que el texto esté plagado de verdades. Y la autora lo advierte desde el principio, usando una fórmula recurrente en los textos escritos por mujeres en el siglo XVIII (3), Inés Joyes escribe lo siguiente:

“Ruego a mis lectores que disimulen esta imperfección y los desaliños del estilo, en favor de mi recta intención”.

Su Apología, escrita en desorden, “como sucede ordinariamente en las conversaciones familiares” saca a relucir todos los puntos del debate sobre la situación de la mujer en la sociedad ilustrada: hace especial hincapié en la educación, o la falta de ella, y la terrible ignorancia a la que son sometidas las mujeres, obligadas a ocuparse de fruslerías y nimiedades cuando se reúnen en sociedad. Trata la amistad, tema recurrente en los Ilustrados; la nueva redefinición del concepto de virtud, ya no sólo asociado a la virtud religiosa; la diferente situación desde la que llegan hombres y mujeres al matrimonio y la desigualdad entre ellos una vez casados… Y todo ello con un lenguaje sencillo, directo, atrevido.

Leer a Inés Joyes es leer un dibujo de la sociedad de su tiempo. Apología de las mujeres es un texto perfecto para los que quieran iniciarse en los prolegómenos de la lucha por los derechos de las mujeres y cómo estos fueron tratados en los círculos ilustrados europeos.

Bibliografía

[1] Sobre Madame Baumer y las mujeres periodistas en Europa hay un excelente resumen en el Vol. 3 de Historia de las mujeres, editado bajo la dirección de Georges Duby y Michelle Perrot.

[2] Bolufer Peruga, M.(2008): La vida y la escritura en el siglo XVIII. Inés Joyes: Apología de las mujeres. Universitat de Valencia, Valencia. Interesante estudio sobre la escritura y la incursión de lo femenino en lo público a través de las letras.

[3] Bolufer Peruga, M.(2008): La vida y la escritura en el siglo XVIII. Inés Joyes: Apología de las mujeres. p.190. Universitat de Valencia, Valencia.